Aeropuerto de Beijing (Foster + Partners)

Proyecto: Aeropuerto de Beijing
Arquitecto: Norman Foster & Partners
Localizacion: Beijing, China
Proyecto: 2004
Construcción: 2008
Superficie Construccion: 1.300.000 m2 aproximadamente
Imágenes © Nigel Young / Foster + Partners

Pasados el furor de los juegos olímpicos, algunos de los impactantes edificios consignados para el evento, siguen dando que hablar, tal es el caso del Aeropuerto de Beijing.

Después de 4 años, el aeropuerto de Beijing (actualmente el mayor del mundo) se ha terminó, justo a tiempo para los Juegos Olímpicos de 2008. El aeropuerto, diseñado por Foster y sus asociados, resultó ser un edificio muy eficiente en términos de operatividad, la comodidad de los pasajeros, la sustentabilidad y el acceso de luz natural.

Como una interpretación de la cultura tradicional china el techo del aeropuerto tiene forma dragón como expresión cultural del lugar. De acuerdo con Norman Foster […] se trata de un edificio a cargo de su contexto. Se comunica exclusivamente en chino y será una verdadera puerta de entrada a la nación. Esto se expresa en su forma de dragón y el drama del techo que es un fuego de los ‘tradicionales’ colores chinos, como el rojo imperial que se funde con el amarillo del oro.

Situado entre el este de la pista existente y la futura tercera pista, la terminal 3 y el Centro de Transporte Terrestre (GTC), así como adjuntar una superficie de aproximadamente 1,3 millones de m2, en su mayoría bajo un mismo techo. El primer edificio en romper la barrera del millón de metros cuadrados, que tendrá más o menos un estimado de 50 millones de pasajeros anuales en 2020.

Aunque concebido a una escala sin precedentes, el diseño del edificio tiene como objetivo resolver las complejidades de los viajes aéreos modernos, que combina la claridad espacial con un alto nivel en los servicios. Es amable y edificante para el viajero, así como fácil de navegar. Integrado por tres hubs, llenos de luz en sus volúmenes – T3A, B y C – Un simple, diagrama simétrico que en cada extremo da cabida a las llegadas y salida de salas de T3A (terminal de procesamiento interno y puertas) y T3B (puertas internacionales). El satélite T3C (puertas domesticas) ocupa el centro del diagrama. Esta organización es un medio eficaz de maximizar el perímetro, a fin de aumentar la capacidad de las aeronaves actuales, manteniendo al mismo tiempo una muy compacta y sostenible huella.

A pesar de que la longitud de norte a sur es de 3/4 de kilómetros, los vínculos visuales entre los tres elementos se mantienen fuertes, así como las conexiones visuales entre el nivel más bajo y un entrepiso un nivel por encima. Todos los espacios son iluminados naturalmente y el generoso acristalamiento y lucernarios mantienen un vínculo con el exterior y su cambiante cielo. Las visuales a lo largo del eje central están marcadas por el distintivo color rojo de las columnas, que continuará a lo largo de los bordes exteriores del edificio, evocando los templos chinos.

La curva que cubre en cantiléver la terminal saluda a los pasajeros que llegan por carretera o de la CGC en un solo gesto de bienvenida. Salidas y llegadas están separadas por niveles. El esquema tradicional del aeropuerto se ha invertido en T3B, con llegadas en el nivel superior, para permitir que los visitantes de Beijing puedan experimentar la emoción de este espectacular espacio de la mejor vista.

El único techo unificador es perforado con lucernarios para ayudar y orientar la luz del día profundamente en el edificio. La paleta de colores se mueve a través de 16 tonos de rojo a la entrada en T3A desde el naranja al amarillo en el extremo más alejado de T3B. De este modo se establece un sutil sistema de zonificación que rompe la escala del edificio y permite fácilmente encontrar el camino buscado. Esta paleta se aplica también de norte a sur en el límite máximo por encima de las llegadas y salidas de las salas, y así aumentar el sentido de curvatura en el techo plano.

Las conexiones entre T3A y T3A se llevará a cabo a alta velocidad gracias a los Automatic People Mover (APM), que viajan a velocidades de hasta 80kph, con un trayecto de apenas dos minutos. La APM es fácilmente accesible desde la salida principal y se encuentra expuesta a la luz del día, lo cual contribuye a mantener un sentido de orientación.

El techo es una estructura de acero espacio triangular con techo y luces de colores de metal cubiertas. La curva crece aumentando su nivel en el punto medio para crear una espectacular nave central de catedral y luego comienza una reducción progresiva hacia los bordes del edificio para proporcionar zonas más íntimas a los pasajeros que van hacia las puertas. Los travesaños que soportan los cristales se hacen eco de la evolución de sistema de color en el techo – pasando de rojo a naranja y de este al amarillo. La alta transparencia del curtain wall es posible gracias a los extra grandes quiebra luces, que están generosamente espaciados para permitir que se extiendan y hagan más grandes el cristal suspendido.

El edificio de la terminal es uno de los edificios más autosustentable del mundo, incorporando una serie de pasivos ambientales en el concepto de diseño, como los lucernarios del sudeste, que maximizan la ganancia de calor a partir de la primera hora de la mañana, y un entorno de sistemas integrado de control que minimiza el consumo de energía. En términos de construcción, su diseño es súper optimizado debido a su rendimiento en la selección de los materiales en función de la disponibilidad local, la funcionalidad, la aplicación de las capacidades locales, y el bajo costo de adquisición.

http://www.fosterandpartners.com/Practice/Default.aspx

http://www.arquitour.com/aeropuerto-de-beijing-foster-partners/2009/02/


About this entry